Consejos para invertir en un país extranjero

COMPARTIR:

Para millones de personas en todo el mundo, el título de “expatriado” tiene un prestigio distintivo asociado. Además, vivir y trabajar en el extranjero puede ser una experiencia muy gratificante, a nivel profesional, personal, cultural y, por supuesto, económico.

Los expatriados que viven en el extranjero afrontan su situación financiera de muy diversas maneras. Algunos son gastadores, otros ahorradores y una pequeña parte de los expatriados son inversores. Entonces:

  • ¿Qué tipo de expatriado eres tú?
  • El gastador: “Sólo quiero pasarlo bien; el día de mañana ya se encargará de ello”
  • El ahorrador: “¿Quién sabe lo que pasará mañana? Voy a ahorrar cada céntimo que pueda”.
  • El inversor: “No basta con ahorrar mi dinero. Tengo que hacer que crezca”.

Si usted pertenece a la tercera categoría, este artículo es para usted. Siga leyendo para conocer algunos consejos útiles que puede tener en cuenta antes de invertir el dinero que tanto le ha costado ganar en su actual país de residencia. Por supuesto, dónde, cuándo y cuánto invertirá dependerá de su perfil: sus circunstancias, responsabilidades, objetivos a corto y largo plazo, ingresos, obligaciones actuales, etc.

Así que, antes de invertir, piense muy bien en estos factores y en las ideas que le hemos propuesto. Además, investigue y, si es posible, hable con un asesor de inversiones, preferiblemente uno especializado en asesorar a expatriados.

1. Primero ahorre y luego invierta

Si te has trasladado al extranjero, lo ideal es que el trabajo que realices en tu nuevo país te aporte dinero más que suficiente para gastar y ahorrar.

Divide tus ingresos en 3 categorías: Gastar, Ahorrar e Invertir.

La cantidad que gastes dependerá de tu estilo de vida y tus circunstancias personales. Analiza por ti mismo tus patrones de gasto, prepara un presupuesto semanal o mensual y cúmplelo. Hacerse estas preguntas puede ser útil:

  • ¿Cuáles son mis gastos actuales?
  • ¿Cuántos son fijos y/o recurrentes?
  • ¿Pueden eliminarse (Sí/No/Tal vez) o al menos reducirse (Sí/No/Tal vez)?
  • ¿Cuántos gastos son variables? Esta es probablemente la pregunta más importante que hay que responder, porque de aquí puede salir la mayor parte de tus ahorros.

Además, añada a su presupuesto los gastos discrecionales (“agradables de tener”). Esto te ayudará a limitar estos gastos para que tus otros gastos esenciales (“imprescindibles”) no se vean afectados.

Después de crear un presupuesto de gastos, sabrás cuánto puedes ahorrar. Reserva este dinero para emergencias y no lo toques a menos que sea absolutamente necesario. Para deshacerte de la tentación de gastarlo en necesidades no urgentes, puedes incluso repatriar este dinero a casa. Pero no transfieras dinero entre cuentas bancarias. Los bancos cobran fuertes tasas de transacción que puedes evitar utilizando un servicio de transferencia de dinero fiable y de bajo coste como Instarem. Instarem ofrece tipos de cambio sin margen y bajas comisiones de envío, por lo que puedes transferir dinero entre varios países de Asia, Europa, América del Norte y Oceanía rápidamente y con las mínimas molestias.

Invierte el resto de tu dinero, idealmente al menos el 50% de tus ingresos totales. Siga leyendo para obtener más ideas sobre cómo puede hacerlo.

2. Conozca su propio perfil de riesgo o recompensa antes de invertir

Es fundamental conocerse a sí mismo antes de realizar cualquier inversión en un país extranjero. En función de sus gastos, ahorros y responsabilidades financieras, hágase primero estas preguntas:

  • ¿Cuál es su capacidad de riesgo? ¿Cuánto dinero puede perder si su inversión se esfuma, por ejemplo, debido a las fluctuaciones de los tipos de cambio?
  • ¿Qué considerarías una recompensa? Cada persona tiene un punto de vista diferente sobre el riesgo y la recompensa. ¿Es una recompensa aceptable para usted una rentabilidad del 10% en un bono del Estado de bajo riesgo o prefiere invertir en el mercado de valores, que es más volátil y, por tanto, más arriesgado, pero que también puede dar mayores rendimientos?
  • ¿Qué plazo de tiempo está considerando? Si piensa vivir en el extranjero indefinidamente y tiene los medios para ello, puede considerar la posibilidad de invertir en propiedades en el extranjero, suponiendo que pueda hacerlo legalmente. Dependiendo del lugar en el que viva ahora, los beneficios pueden ser significativos cuando acabe vendiendo la propiedad o la alquile ahora.

Además, una inversión inmobiliaria puede conllevar una menor obligación fiscal en su país de origen que las inversiones en acciones o bonos. Pero, de nuevo, conozca las leyes de ambos países con respecto a la compra de propiedades por parte de los expatriados, especialmente en materia de impuestos, cumplimiento y presentación de informes.

Si tiene previsto invertir en activos negociables, como acciones o bonos, determine de antemano su “rango de negociación” aceptable, es decir, su mejor y peor escenario. Establezca sus propios límites e identifique en qué momento su transacción será demasiado costosa y, por lo tanto, debería requerir una retirada por su parte. No deje su futuro financiero al azar: es demasiado importante.

3. Evite escuchar los consejos de los “expertos” que le ofrecen sus amigos

Las personas de su red personal y profesional pueden tener o no la experiencia financiera necesaria para aconsejarle. Si pide consejo financiero a otras personas, tenga en cuenta que sus recomendaciones se verán influidas por sus propios prejuicios y creencias, así como por su limitado conocimiento de usted y de su situación. Por lo tanto, sus conocimientos sobre vías de inversión específicas para expatriados pueden ser limitados, en el mejor de los casos, y totalmente erróneos, en el peor.

No invierta el dinero que tanto le ha costado ganar basándose en los consejos, las recomendaciones o los “consejos calientes” de alguien, aunque confíe en esa persona. Haga su propia investigación a través de fuentes de confianza. Recuerde que, aunque los motores de búsqueda en línea ofrecen una gran cantidad de información al alcance de la mano, parte de la información es en realidad pura basura. Ponte tu sombrero de “pensamiento crítico” y aprende a separar el grano de la paja. Tu tarea es investigar por tu cuenta.

4. Hable con un asesor de inversiones o un agente de bolsa que se adapte a los expatriados

En muchos países, se están aplicando nuevas leyes con respecto a las inversiones extranjeras de los expatriados. Como consecuencia directa de esta medida oficial, muchas instituciones extranjeras ya no permiten a los expatriados estadounidenses abrir cuentas de inversión en el extranjero con ellas. Algunas empresas de corretaje estadounidenses tampoco están dispuestas a trabajar con estos expatriados.

Para evitar posibles pérdidas y aclarar el entorno legal en su país de origen y de residencia, busque un asesor de inversiones especializado en trabajar con expatriados. El asesor debe ser capaz de aconsejarle sobre las mejores vías de inversión para usted, así como sobre sus obligaciones fiscales y sus responsabilidades de información. También debe proporcionarle información actualizada sobre las leyes de su país de origen y del país de residencia para que no haga nada ilegal en ninguno de ellos.

Sin embargo, recuerde que se trata de sus inversiones, no de las de su asesor. Por lo tanto, llevar un control de sus inversiones y, si es necesario, retirarse de ellas, es sólo su responsabilidad.

5. Sea consciente de su propia responsabilidad fiscal y de su cumplimiento antes de invertir en su país de origen

En algunos países, los expatriados que reúnen los requisitos para acogerse a determinados límites de “exclusión de rentas del trabajo en el extranjero” pueden evitar la “doble imposición” (un escenario en el que tienen que pagar impuestos sobre sus ingresos e inversiones a su país de origen, así como a su actual país de residencia).

Averigüe si cumple los requisitos. Si no es así, los beneficios que obtenga de sus inversiones en el extranjero pueden estar sujetos a impuestos en su país de origen y a tipos más altos que las ganancias de las inversiones que realice en su país de origen.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*