Lo que debes saber de la enfermedad de Addison

COMPARTIR:

La enfermedad de Addison se desarrolla cuando las glándulas suprarrenales, que están por encima de los riñones, no son capaces de producir suficiente cantidad de las hormonas cortisol y, a veces, aldosterona.

Tu cuerpo necesita ambas hormonas para funcionar como debería. El cortisol ayuda al cuerpo a sobrellevar el estrés físico extremo de una enfermedad, una lesión, una cirugía, un parto u otras razones. La aldosterona ayuda al cuerpo a retener la sal que necesita y mantiene la presión arterial estable.

Normalmente, el nivel de estas hormonas aumenta a través de una reacción en cadena. En primer lugar, el hipotálamo del cerebro produce una hormona que la glándula pituitaria necesita para producir otra hormona llamada ACTH. La ACTH entonces le dice a las glándulas suprarrenales que produzcan cortisol o aldosterona. Pero con la enfermedad de Addison, las glándulas suprarrenales no pueden producir suficientes hormonas.

Si tienes la enfermedad de Addison, debes tomar medicamentos durante el resto de tu vida para reemplazar las hormonas que tu cuerpo no puede producir. Si no tratas la enfermedad, puede producirse una crisis suprarrenal que puede llevar a la muerte debido a una fuerte caída de la presión sanguínea.

¿Qué causa la enfermedad de Addison?

La enfermedad de Addison puede ocurrir:

  • Cuando el sistema inmunológico del cuerpo mata la parte de las glándulas suprarrenales que produce cortisol y aldosterona. Esta es la causa más común.
  • Cuando las glándulas suprarrenales son dañadas por:
  • Infecciones como la tuberculosis, el VIH y otras infecciones bacterianas o fúngicas.
  • Cáncer que se ha propagado a las glándulas suprarrenales. Esto se ve principalmente en el cáncer de pulmón.
  • Sangrado en las glándulas suprarrenales como efecto secundario del uso de anticoagulantes.
  • Algunos tipos de cirugía o tratamientos de radiación.
  • El uso de ciertos medicamentos, como dosis altas de ketoconazol.

Si toma un medicamento esteroide durante mucho tiempo y luego deja de usarlo repentinamente.
Las personas pueden contraer la enfermedad de Addison a cualquier edad.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad de Addison?

Los síntomas más comunes son:

  • Cansancio extremo.
  • Debilidad.
  • Pérdida de peso sin intentarlo.

También puede tener otros síntomas, como:

  • Piel que se ve más oscura de lo normal.
  • Pérdida de apetito.
  • Diarrea.
  • Sentirse mareado.
  • Malestar estomacal o vómitos.
  • Antojo de sal.

En algunos casos, la enfermedad de Addison empeora rápidamente. Es posible que estas personas ya tengan una crisis suprarrenal cuando consulten a un médico.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Addison?

Para diagnosticar la enfermedad de Addison, el médico le preguntará sobre su salud, por ejemplo, si ha tenido cáncer o tiene VIH o si tiene antecedentes familiares de la enfermedad de Addison. También se te hará un examen físico para que el médico pueda detectar cambios en el color de tu piel, revisar tu presión arterial y buscar signos de deshidratación.

Tu médico también puede ordenar pruebas, como por ejemplo:

  • Análisis de sangre para comprobar si hay niveles altos de potasio o bajos de sodio. También puede revisar sus niveles de cortisol y ACTH.
  • Prueba de estimulación de ACTH para ver cómo sus niveles hormonales reaccionan al estrés.
  • Pruebas de imagen, como una tomografía computarizada o una resonancia magnética, para buscar
  • daños en las glándulas suprarrenales.

¿Cómo se trata?

El tratamiento incluye medicamentos, cuidados personales y preparación para cuando el cuerpo esté bajo estrés. Si su médico cree que usted tiene la enfermedad de Addison, puede comenzar el tratamiento de inmediato, incluso antes de que usted reciba los resultados de los exámenes.

Toma tus medicamentos como se te han recetado. Tendrá que tomar medicamentos durante el resto de su vida para reemplazar el cortisol y la aldosterona que su cuerpo no puede producir por sí solo. Puede tomar un solo medicamento o puede necesitar más de uno.

Cuídese en casa. Es posible que lo necesite:

  • Consumir suficiente sal en su dieta, porque su cuerpo puede perder demasiada. Es posible que tenga que agregar más sal a sus alimentos cuando haga calor y humedad o cuando haga ejercicio y sude.
  • Pesarse regularmente, especialmente si no ha tenido ganas de comer o ha estado vomitando.
    Controle su presión arterial. Comunique a su médico si es alta o demasiado baja y le provoca mareos.
  • Hágase chequeos regulares. Su médico necesita controlar sus síntomas.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*